Han pasado unos días desde  el encuentro de Talleres en Hoyo de Manzanares. Pero todavía nos queda el buen sabor de la convivencia, de la alegría expresada de tantas formas, de la colaboración de todos en todo,  del ambiente de familia... y sobre todo, la experiencia de fraternidad, de comunión, de PERTENENCIA. Porque de eso se trataba, de reflexionar sobre el sentido de pertenencia, pero... sobre todo, expresarlo, agradecerlo, compartirlo y celebrarlo. Y buscar juntos  maneras de seguir cultivándolo.

Agradecemos a Hna. Carmen Vela su presencia entre nosotros, un grupo de unos cincuenta laicos y laicas de diferentes Talleres de España y las Hermanas que los acompañan. Hna. Carmen expuso el tema con gran calidez y en primera persona, ayudándonos a entrar, poco a poco, en lo que constituye el núcleo de nuestra pertenencia:  el don del Carisma que recibimos a través del P.Butiñá y hoy estamos llamados a encarnar y actualizar en nuestros ambientes familiares, laborales, de barrio, de pueblo, etc.

Fue muy gratificante descubrir como este don nos desborda, como nos invade un sentimiento de confirmación, una certeza... A pesar de todas nuestras limitaciones, sentimos que con signos muy sencillos, desde diferentes vocaciones y compromisos, se va haciendo realidad en nuestra vida. Por la tarde, hubo una mesa redonda con el testimonio de una hermana, una laica, otra compañera que desde el Taller asume un compromiso de voluntariado, y una última que, además de ser miembro de Talleres, es monitora del Movimiento Nazaret. Pero luego continuaron las intervenciones. Hay mucha gente, entre nosotros, que en el Taller ha descubierto un camino de Vida.

A veces, no sabemos ni cómo explicarlo, pero sí sabemos que esto es lo que queremos vivir: esta presencia de Dios en lo cotidiano, esta identificación con los valores de Nazaret que nos lleva a asumir un estilo de vida, un modo de ser y de estar en nuestro entorno más inmediato. Y queremos crecer en grupo, seguir creciendo en grupo, proponiéndonos objetivos, metas compartidas, ayudándonos unos a otros, sosteniéndonos mutuamente, como los mimbres se entrelazan para formar una base consistente, al servicio de una misión.

Una vez más escuchamos a Butiñá que nos dice: "De ser compañero de Cristo, sólo el obrero puede gloriarse". Y eso es lo que somos, compañeros suyos.

Pertenecemos a Dios, pero el Dios al que pertenecemos tiene un rostro humano, entrañable, Jesús de Nazaret, compañero nuestro.

Gracias a todos los que han participado y los que han hecho posible este encuentro.

Equipo de  Pastoral de España  

 

Haz click aquí para ver la presentación

  • logo siervas

        

  • sersol

  • Novallavor

  • logo de avidi


  • logo ag

  • logo gran cas

  • vicentino
  • logo Burzaco


  • facebook    
  •              
    youtube

              
             

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web