Imprimir

Mujeres de Coatepeque

Publicado en Noticias

Mujer en CoatepequeEl municipio de Coatepeque, departamento de Quetzaltenango, ofrece más oportunidades de superación, desde lo privado y lo público (educación) para la mujer. El problema es que no solo no satisface las demandas de capacitación estratégicas que las mujeres necesitan para el alcance y disfrute de una vida plena; sino que no todas las mujeres tienen acceso de igual manera a estas oportunidades. De hecho, gran parte de las mujeres del área rural se quedan sin acceder a estas oportunidades, lo mismo que las mujeres pobres económicamente del área urbana.

Las mujeres pobres económicamente que aprovechan estas oportunidades, colocan de su parte muchos esfuerzos que van desde las privaciones materiales de su sobrevivencia e inclusive de su familia, hasta hacerle frente a los diferentes obstáculos ideológicos que la misma sociedad les va planteando, ya que aún en nuestro medio hay muchas personas con el pensamiento que la mujer no es para estudiar, ni para la vida laboral fuera de casa y mucho menos para el ejercicio de cargos directivos o representativos en la comunidad, hay quienes que por ello responsabilizan totalmente a la mujer el hecho de la falta o ausencia de valores en la familia o que se esté incrementando la mayor participación de los niños y jóvenes en hechos delictivos. Cuando las responsabilidades no solo es de ambos: madres y padres; sino del Estado de Guatemala.

Con todo ello estas mujeres logran avanzar en su formación escolar y/o profesional, más sin embargo las oportunidades laborales son demasiado escasas para ellas, a pesar que este municipio dentro del departamento de Quetzaltenango tiene un mayor movimiento (comercio) económico y en la producción de bienes y servicios a comparación de otros municipios, sin embargo las oportunidades de trabajo son muy escasas.

Muy pocas de estas mujeres pobres económicamente y ahora profesionales, para continuar sus estudios migran hacia la cabecera departamental con muchísimos esfuerzos y con la esperanza de ser mejores y dar lo mejor a sus familias, otras se quedan aprovechando las oportunidades que ofrece la Universidad San Carlos (pública) y las universidades privadas como lo es la Universidad Mariano Gálvez, la Universidad Rural y la Universidad Panamericana y Universidad Galileo principalmente; en el caso de la Universidad Landívar estuvo apoyando mucho la formación universitaria de la mujer coatepecana y otros municipios territorialmente cerca pero por sus disposiciones administrativas de forma gradual se fue retirando hasta el punto de que hoy en día solo cuenta con los últimos semestres de la carrera de agronomía y técnicos en trabajo social.

Pero sobre todo muchas mujeres en esta región las encontramos realizando actividades que les genera un ingreso económico desde el sector informal y en la mayoría de estos casos están solas al frente de sus familias sufragando las necesidades materiales sin el apoyo de su conviviente, promoviendo a que sus hijos e hijas estudien y tengan las condiciones mínimas de bienestar (salud, alimento y vivienda) para su supervivencia.

Un factor determinante en la vida de la mujer. La violencia contra la mujer no se hace esperar, está presente en la vida de muchas mujeres en esta región, la mujer de manera constante no importando su grado de escolaridad es afectada por la violencia en toda su manifestación (física, psicológica, patrimonial y sexual), sobre todo la que ocurre en el ámbito privado, es decir dentro de la casa y por parte de su conviviente, que cuando logra obtener un poco de sensibilidad hacia la dimensión de su problema, va de una instancia a otra (Policía Nacional Civil, Juzgado de Paz, Ministerio Publico, Juzgado de Primera Instancia de Trabajo y Previsión Social y de Familia, Procuraduría de los Derechos Humanos y Bufetes Populares de la Universidad San Carlos y de la Universidad Mariano Gálvez) con tal de obtener un poco de ese resarcimiento que necesita para reparar el daño que la violencia le ha ocasionado a su dignidad como mujer.

Hoy en día la mujer en esta región tiene más elementos para poder protegerse de esa violencia y hacer realidad el goce y disfrute de sus derechos, más sin embargo continúan los hechos de violencia, discriminación y marginación que atentan contra sus más elementales derechos humanos.

Es decir con la emisión y puesta en vigor de la Ley contra el Femicidio y otras formas de violencia contra la mujer, (Decreto No. 22-2008 del congreso de la república de Guatemala), que viene a fortalecer las medidas cautelares de seguridad de persona establecidas en la Ley para Prevenir Sancionar y Erradicar la Violencia Intrafamiliar (Decreto No. 97-96), el funcionamiento de la Fiscalía de la mujer en el Ministerio Publico de Coatepeque, el apoyo y asesoría legal del Instituto de la Defensa Publica Penal (aquí en Coatepeque funciona de manera irregular), como también las redes interinstitucionales que se han formado tales como la Red de Derivación en Atención a las víctimas adscrita al Ministerio Publico, la Red contra la Violencia Sexual, Explotación y Victimas de Trata, la Red Sur Occidente en Atención al tema del VIH y la Red de Protección integral de la Niñez y Adolescencia de Coatepeque y las tres dependencias creadas en el Hospital Juan José Ortega de Coatepeque, Quetzaltenango tal como el Comité de la Clínica psicosocial de Atención a la Niña y Niño, Clínica de Atención a las víctimas de Violencia Sexual que se unió con la Clínica de Atención al Adolescente y la Unidad de Atención Integral (atienden a pacientes con VIH) son elementos indispensables que ayudan y promueven la defensa y protección de los derechos de las mujeres en esta región.

Estos elementos ayudan, pero no son suficientes, aun en nuestro medio las mujeres víctimas de violencia se encuentran con actitudes de empleados u operadores de servicios de justicia, de salud y otros servicios que en lugar de iniciar una buena atención a la víctima de violencia tal como lo establece la Ley misma y los protocolos creados para tal fin, hacen sentir culpable a la víctima de esos hechos de violencia que ha padecido o en otros casos le restan la orientan jurídica o legal y/o psicosocial que necesita tener en cuenta para el diligenciamiento de su denuncia.

Asimismo, ante tantos hechos de violencia que hay en contra de la mujer y los pocos recursos con los cuales funcionan las instancias de servicios públicos a favor de estas víctimas, se requiere seguir formando no solo a la mujer sobre sus derechos, sino también a los hombres para que conozcan los derechos de las mujeres, el trato que por ley las mujeres requieren.

Hoy en día las mujeres deben hacer valer su derecho en ser tratadas como sujetos de derechos y no como simples objetos y los hombres deben estar dispuestos a ser reorientados e inclusive e ir adoptando actitudes más domesticas dentro de sus hogares, es decir deben sentirse corresponsables de igual manera en el quehacer de las tareas propias del hogar y de la educación y formación de sus hijos e hijas sobre todo cuando las mujeres estén desempeñando actividades de generación de ingresos fuera o dentro de sus hogares.

Por su parte, las autoridades locales (municipales) deben de reorientar las acciones que se desprenden de las oficinas municipales de la mujer y niñez, deben tener políticas públicas con acciones muy estratégicas que vengan a reducir las brechas de desigualdad que hay entre hombres y mujeres en la localidad e incidir en la reducción y erradicación de la violencia contra la mujer. (No debe estar para fines proselitistas, ni responder a programas meramente sociales que son necesarios para mitigar necesidades materiales en las mujeres pero no son estratégicas)

Otro de los factores sumamente importante a mencionar dentro de la violencia contra la mujer, es que la mujer niña y adolescente está siendo cada vez más víctima de violencia sexual, en donde tiene mucha responsabilidad los adultos del hogar, es decir el padre, el abuelo, el tío, el primo, el padrastro, el amigo o conocido de la familia. La mujer madre en estos casos, tiene que ser muy observadora pare prevenir estos hechos y entablar una relación de amistad con sus hijas e hijos y también debe ser muy valiente para denunciar estos casos, para poder dar de inmediato el apoyo que su hija le requiere, no culpabilizarla o dejar estos hechos en la impunidad, las niñas y las adolescentes requieren de mucho cariño, mucha orientación sexual, muchas de ellas están creciendo sin el apoyo de sus papas e invadidas por muchos males sociales entre ellos la pobreza, la drogadicción, alcoholismo, acoso escolar, explotación sexual y trata de personas, embarazo no deseado y antes de los 14 años, VIH, etc.

Finalmente, quiero referirme a la situación de la mujer en los espacios de poder y toma de decisión que las mujeres van poco a poco conquistado y asumiendo desde sus localidades de acuerdo a su liderazgo, capacidad demostrada a pulso, en medio de sus limitaciones (pobreza, su condición social quizá de madre soltera) que por tal sentido ha tenido un reconocimiento social o eclesial y que ha generado confianza y ha ganado estos espacios, pero la mayoría sufre una constante critica por las otras mujeres que se unen a pensamientos ideológicos machistas que no aceptan la participación de la mujer en estos espacios.

La mujer en esta situación es muy luchadora se apasiona con ver el bien común y tiene una visión amplia y de desarrollo comunitario, pero necesita ser fortalecida con programas y proyectos que le ayuden a valorar y hacer valer su liderazgo y su accionar político dentro de su comunidad.

Este es un pequeño aporte sobre la situación de la mujer en la región, no lleva datos estadísticos pero si cualitativos que pudieran fortalecer la visión que ustedes manejan sobre el tema.

A.C.R.L.

 

  • logo siervas

        

  • sersol

  • Novallavor

  • logo de avidi


  • logo ag

  • logo gran cas

  • vicentino
  • logo Burzaco


  • facebook    
  •              
    youtube

              
             

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web