Imprimir

Nuestro Marco Teórico

Publicado en Textos congregacionales

Para quien está llamada a seguir a Jesús en la Iglesia con una vocación y misión específica, es muy importante conocer, expresar y vivir lo que constituye su propio credo, aquello que le da el sentido de vivir en una familia religiosa. El Marco Teórico es lo que estamos llamadas a ser, a vivir y a aportar a la Iglesia y al mundo, como gracia específica de nuestra vocación.

Estos principios orientadores corresponden a un marco doctrinal más global, aquel que subyace en todo lo que supone vivir hoy como mujeres consagradas que siguen a Jesús Obrero de Nazaret en la Iglesia, y están comprometidas a anunciarlo a los hombres y mujeres del mundo trabajador pobre en las diversas situaciones en que viven.

Acogiendo la aportación de toda la Congregación, expresada en los capítulos Provinciales, la Asamblea Capitular se ha preguntado qué es ser josefina en los umbrales del siglo XXI.

Hacer nuestro Marco Teórico es adentrarnos en la entraña de nuestra vocación josefina, abrirnos al Dios que vive y actúa en nuestra historia, reconocer que la novedad profética del carisma sigue siendo válida y urgente en este momento.

En el primer apartado, Espiritualidad, encontramos la raíz de nuestro ser específico en la Iglesia, la identificación con Jesús en esta faceta de la vida que vive en Nazaret, en el trabajo, en el servicio oculto, en la familia, en la realidad cotidiana de su pueblo. Se resalta la vida entera y, especialmente el trabajo, como nuestros lugares teológicos.

El Taller es para nosotras un hecho carismático central. Toda nuestra vida consagrada acontece en el Taller: seguimiento, vida fraterna y misión. El mensaje que el taller trae para el mundo obrero pide ser vivido en nuestra realidad laboral, en este nuevo capitalismo. Nuestras casas son Talleres, hogares de fraternidad para la mujer y el hombre trabajadores pobres.

La misión de la Congregación nace de la contemplación de Jesús Obrero en Nazaret y de la mirada atenta y creyente al mundo obrero. Estas contemplaciones despiertan urgencias misioneras y animan compromisos. Llevamos a cabo nuestra misión en medio del pueblo, en los Talleres, siendo religiosas obreras.

ESPIRITUALIDAD

1. El Carisma de la Congregación nace de la contemplación del misterio de Cristo viviendo en Familia y trabajando en tareas sencillas. Por eso Nazaret es la espiritualidad que el P. Butiñá quiso infundir en las casas de la Congregación y nos da la pauta y el estilo específico de vivir el Evangelio.

2. Nazaret es el hogar de nuestra vocación, forma parte de nuestra identidad josefina. Identificarnos personalmente y como Congregación con Nazaret es la mayor aportación que podemos ofrecer y hacer presente hoy en la Iglesia.

3. Descubrimos en Nazaret un Dios que sale al encuentro de cada persona en la totalidad de la vida, especialmente en el trabajo, un Dios que quiere ser encontrado en cualquier situación humana.
En Nazaret percibimos que la vida ordinaria es un lugar teológico para encontrara a Dios, para escucharle y responderle. Es una espiritualidad al alcance de cualquiera.

4. Es la Sagrada Familia en su realidad del Taller la que se nos presenta como modelo, la que el P. Butiñá nos invita a contemplar al estilo ignaciano y la que nos compromete a hacer presente con nuestra vida .

5. Somos llamadas al seguimiento radical de Cristo en esta faceta de su vida que se realiza en Nazaret, donde Jesús prefirió y eligió vida pobre y humilde, servir en un trabajo sencillo sin brillo , pasar treinta años, «como uno de tantos».

6. Optamos por seguir a Jesús Obrero, pobre y humilde de Nazaret; por identificarnos con él como religiosas obreras , en solidaridad con todos los hermanos, especialmente con los más pobres.

7. El seguimiento de Jesús de Nazaret, la identificación con su estilo de vida en el Taller, constantemente percibido desde el encuentro personal con él y desde la asidua contemplación, tiende a configurar nuestra vida en una forma de existencia religiosa que se caracteriza por vivir la encarnación como Él la vivió.

8. Contemplamos a Jesús de Nazaret en su taller, en la historia actual, en el trabajo, en la vida entera de nuestros hermanos trabajadores y descubrimos el rostro de un Dios que asume, por su encarnación, los rostros de los trabajadores explotados, humillados, curvados sobre sí mismos.

9. Mujeres consagradas, las josefinas encontramos en Nazaret , en el seguimiento de Jesús, Nuestro Bien , un proyecto de vida evangélica, un camino para vivir nuestra consagración y misión.

10. San José. Maestro del taller, es el modelo y protector de la Congregación, el primer testigo que ilumina y orienta nuestro seguimiento de Cristo. Fiel al plan de Dios, vivió el Reino en pobreza, en silencio y en confianza, en el trabajo de cada día según el espíritu de las Bienaventuranzas , por caminos sencillos y oscuros. Seguimos a Jesús con las mismas actitudes y el mismo estilo de vida de José de Nazaret.

11. En Nazaret, María, Madre de Dios y humilde trabajadora que en una tarea cotidiana pudo llevar a cabo su misión, ilumina e impulsa nuestro camino.

12. Somos invitadas a servir en el taller al señor y a los hermanos al estilo de la Sagrada Familia, y a encontrar en el servicio un camino de vida y de gozo .

13. El trabajo es nuclear en nuestra espiritualidad, nos identifica y distingue, nos da el sentido de familia y de pertenencia. Nos comprometemos a «no cejar hasta conseguir la perfección hermanando la oración con el trabajo» , como peculiar forma de consagración, y buscamos, con las hermanas y hermanos trabajadores, hacer del trabajo un lugar de realización humana y cristiana.

14. El trabajo es un lugar de oración, de encuentro profundo, armonioso, con toda la creación, con la historia, con los hermanos y con Dios, vivido en medio de la realidad ambigua, dolorosa y pecadora de la situación laboral. En ella queremos hacer realidad que el trabajo se convierta en «prenda de amor y tributo de alabanza» .

15. Hermanar oración y trabajo es «saber» que cuando tocamos la materia o participamos en la historia estamos tocando a Dios; que cuando construimos cristianamente el mundo estamos haciendo Reino.

16. El trabajo nos brinda la posibilidad de identificarnos con esa página del Evangelio que vive Dios encarnado en Nazaret; con la respuesta que Dios da al mundo trabajador pobre en su Hijo Jesús, que se hizo evangelio del trabajo
Las josefinas somos afortunadas porque, con los obreros, hemos sido llamadas a ser compañeras de Cristo en el trabajo.

17. Como seguidoras de Jesús Obrero, pertenecientes al mundo del trabajo, llevamos una vida de trabajo serio, responsable, servicial, contemplativo. Elegimos lugares y medios sencillos. Vivimos del fruto de nuestro trabajo, compartimos nuestros bienes y no buscamos nuestra utilidad personal sino la común.

 

COMUNIDAD-TALLER

18. Nuestras casas se llamarán Talleres de Nazaret y tienen a la Sagrada Familia como modelo . El taller constituye un elemento identificador de nuestra vida josefina desde el principio. Estamos llamadas a ser una parábola viviente del Taller de Nazaret.

19. Los Talleres son para Francisco J. Butiñá el núcleo del carisma y el medio privilegiado para transmitir en la vida un mensaje evangélico al mundo trabajador pobre. En la Congregación necesitamos seguir ahondando para encontrar el sentido que nuestro Fundador dio a los Talleres.

20. Queremos revitalizar, hacer actual el taller en toda la amplitud de su contenido. Como al principio, el Taller está formado por las Hermanas y por aquellos laicos, especialmente mujeres, que quieren comprometerse desde su estado a vivir el carisma. En él se comparte la vida, el trabajo, el fruto del trabajo, la oración y los valores cristianos . Las Hermanas estamos llamadas a impulsar el taller desde una fraternidad sin clases y trabajando en igualdad de condiciones, aunque en él se den diferentes compromisos con la Congregación.

21. Nuestras Comunidades, por ser Taller, son abiertas y acogedoras y tratan de extender y compartir la espiritualidad y la fraternidad con las personas cercanas a nuestra vida y misión, trabajadores y trabajadoras que se sienten llamados a compartir el mismo camino evangélico.

22. La vocación josefina, consagración, vida fraterna y misión está centrada en el taller. En él se forja, se cree y se vive Nazaret. Desde el Taller somos Comunidades en misión y para la misión.

23. La fraternidad el taller abarca la vida entera y encuentra su lugar específico en el trabajo.

24. Como josefinas, hemos sido convocadas con otras Hermanas al seguimiento de Jesús Obrero para vivir un mismo carisma al servicio de la Iglesia, para crear y recrear la fraternidad que, al estilo de Nazaret, vive y celebra el amor de Dios .

25. La presencia del Señor, acogida y celebrada, es la que da sentido coherencia y fuerza a nuestra vida fraterna. 

26. Somos comunidades sin clases, trabajadoras, pobres, sencillas, acogedoras, orantes, y tratamos de vivir el espíritu fraterno y cordial de los comienzos: «ámense mutuamente como a las niñas de sus ojos y huyan como peste de cuanto pueda entibiar el cariño cordial .

27. Construimos la fraternidad en la fe desde la aceptación profunda, la acogida incondicional, el diálogo sincero, el perdón fraterno, la libertad y el discernimiento .

 

MISIÓN

28. Nazaret y Mundo Trabajador Pobre son los dos polos de nuestro carisma, un Carisma que nace de la contemplación del misterio de Cristo en Nazaret .

29. Somos una Congregación nacida para una misión al servicio del Evangelio en la Iglesia. Nuestra misión es la evangelización del mundo trabajador pobre, especialmente de la mujer . Acogiendo la gracia de la vocación que Dios nos ha regalado, optamos por orientar nuestra misión, todo nuestro ser y hacer, hacia este mundo trabajador pobre, por pertenecer a él.

30. Nuestro Carisma nació, y sigue naciendo, en el pueblo y para el pueblo, para ser vivido en medio del mundo trabajador pobre por nosotras y por los trabajadores; para ser ofrecido a todos como camino de realización humana y evangélica .

31. La misión josefina se realiza en el Taller y desde el espíritu del Taller .
Tratamos de hacer presente hoy el Taller dándole expresión en pequeños signos, propiciando trabajos comunitarios, uniéndonos con otros organismos para la creación de sencillos talleres, cooperativas...

32. El taller tiene una proyección social y evangélica, nos envía a dar una respuesta cristiana a los problemas personales y sociales que está planteando el trabajo en el mundo de hoy.

33. Las josefinas recibimos en el taller el don carismático de realizar nuestra misión siendo nosotras obreras , promoviendo y creando trabajos sencillos.
34. Las obras adecuadas a nuestro Carisma son aquellas que van dirigidas a evangelizar al mundo del trabajador pobre, especialmente a la mujer, que expresan el espíritu del Taller.

35. Queremos potenciar preferentemente la evangelización de la mujer trabajadora, su liberación, el que ella recupere su fuerza y su misión en la Iglesia y en la sociedad, siendo también nosotras mujeres trabajadoras que vamos haciendo con ella caminos de liberación evangélica.

36. Vivimos en un proceso de acogida del espíritu que nos va haciendo conocer nuestra misión específica. Un proceso que nos lleva a una conversión de actitudes personales, a una reordenación de nuestras presencias y misiones, a una revisión de nuestros lugares y de nuestros estilos de vida, para identificarnos con Jesús Obrero de Nazaret, y para evangelizar a su estilo el mundo del trabajo.

37. Nuestro principal medio de evangelización es el trabajo, Es lo que nos identifica y distingue, de suerte que los otros medios son secundarios en la realización de nuestra misión .

38. Evangelizar el trabajo desde y por el trabajo, con la mística de Nazaret, nos lleva a vivir gozosamente nuestro trabajo en fraternidad, compartiendo la suerte de los trabajadoras, eligiendo trabajos pobres y humildes como Jesús.

39. El trabajo evangeliza por el testimonio de servicio y solidaridad, de humanización, de fraternidad y de encuentro con Dios, viviendo y significando que Dios ama al hombre y está cerca de él salvándolo en esta faceta concreta e importante de su vida que es el trabajo.

40. El mundo laboral, las situaciones de conflicto que existen en él, la falta de trabajo para la gente, el hecho de que el mundo obrero siga sin evangelizar, nos afecta y nos urge a solidarizarnos con él, promoviendo una humanidad nueva desde los pequeños gestos vividos personal y comunitariamente.

41. Nuestra Congregación nació inserta en el mundo trabajador pobre. Hoy estamos llamadas a encarnarnos e inculturarnos en medio del pueblo trabajador pobre, como religiosas obreras, buscando con los trabajadores caminos evangélicos de liberación y justicia.

42. Estamos llamada a transmitir nuestra espiritualidad en el trabajo, a suscitar, en el mismo trabajo, testigos de Jesús Obrero y a promover vocaciones, impulsando la Pastoral Juvenil vocacional a partir el proyecto misionero de la Congregación.

43. El espíritu del Taller nos llevar a abrir caminos para integrar a los laicos en nuestros proyectos de evangelización, en corresponsabilidad, creando cauces de participación en la Comunidad, en la espiritualidad y en las tareas, garantizando una adecuada formación.

44. Nuestra misión en la Iglesia, en un sentido amplio, está dentro de la Pastoral Obrera, entendiendo por tal la que está dirigida al mundo del trabajo bien en su realidad global, o en las personas trabajadoras.

45. Nos abrimos también al espíritu misionero, a esos «inmensos espacios para la caridad, el anuncio evangélico, la solidaridad con los pobres, los discriminados y oprimidos» que nos brindan los llamados países de misión, donde podemos ser testigos de Jesús Obrero de Nazaret dese nuestra misión específica.

46. Estamos todas sirviendo al carisma que Dios nos regala, colaborando fielmente en su actualización dese las tareas y lugares a donde somos enviadas, con profundo sentido de comunión con toda la Congregación.

  • logo siervas

        

  • sersol

  • Novallavor

  • logo de avidi


  • logo ag

  • logo gran cas

  • vicentino
  • logo Burzaco


  • facebook    
  •              
    youtube

              
             

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web