Agradecemos la vida de M. Isabel fsj

,

“Mira cómo te tengo grabada en la palma de mi mano” (Is 49,16)

24 de julio… día para contemplar la Misericordia de DIOS dibujada en su mano.

Sí… con un nombre amado que ÉL pensó, dibujó y cuidó desde el primero al último latido.

Todo nacimiento y toda muerte es un misterio, fruto de la compasión de DIOS, que busca con sus ojos a cada hijo/hija y lo encuentra siempre, no lo confunde. Es único, no repetido, más bien “adornado” con una identidad original que va siendo elaborada a lo largo de la propia historia personal, historia de salvación construida desde la libertad, la creatividad y la semejanza con Dios, que se hizo pobre y humilde en su HIJO JESÚS.

DIOS nunca puede mirar su mano sin ver en ella el nombre de ISABEL, fsj… y junto a ella toman color y forma los miles de nombres-identidades-personas que por su mediación, hemos “entrado en el Taller”.

Hoy, es DÍA DE GRATITUD Y COMPROMISO para nosotros (laicos y hermanas de la Familia Butiñana). Los avances y retrocesos, éxitos y fracasos, alegrías y sufrimientos, virtudes y defectos, no borrarán nunca nuestro nombre de la mano de DIOS, incondicionalmente enamorado de cada uno de nosotros. Hemos recibido un nombre, una vocación, un lugar en la historia, una misión que realizar.

Madre Isabel: tú que fuiste nuestra Animadora en la Misión de la Primera Hora, intercede en esta hora, hoy, por tu Congregación; y que seamos bendecidos con el don de fidelidad al “Nombre” que nos configura y habilita para evangelizar el mundo del trabajo.

Mariela Carrera Méndez fsj