Renovación de votos

1 Comentario
222 Vistas

La razón de ser de la vida consagrada es el encuentro con Jesús

Querida Familia Josefina, quisiera compartir con ustedes estas palabras que pertenecen a una de las ponencias del Congreso Regional de Nuevas Generaciones, al que asistí los días 8, 9, 10 y 11 de septiembre en Bogotá. En este encuentro tuve la oportunidad de convivir con religiosos jóvenes de la Región Andino-Amazónica que abarca los países de: Bolivia, Perú, Ecuador, Venezuela y Colombia, pertenecientes a diversas Congregaciones masculinas y femeninas. Principalmente trabajamos unas fichas que propuso la  Conferencia  L.atinoamericana de Religiosos (CLAR) teniendo como horizonte inspirador “las mujeres del alba”, en referencia a las mujeres que salieron presurosas a embalsamar el cuerpo de un difunto y se encontraron al Señor Resucitado.

A continuación, menciono las tres fichas trabajadas y los ponentes que nos acompañaron:
¿Dónde estamos como Nuevas Generaciones? Impartido por: Hermann Rodríguez, SJ
La conversación espiritual camino de discernimiento. Impartido por: Víctor Martínez, SJ
Danzando al ritmo de los ocho movimientos del horizonte inspirador. Impartido por: Hna. Gloria Liliana, ODN. 

Durante este encuentro hemos podido disfrutar con la diversidad cultural y así mismo de carismas. Ha sido un espacio lleno de alegría, buen humor, de agradecimiento por la vocación, por la vida, sabiendo que nos une la misma invitación del Señor y que somos llamados a trabajar por su Reino como Nuevas Generaciones de la Vida Religiosa. Desde principio fuimos creando un ambiente fraterno, de cercanía, de ayuda, de integración. Aunque la mayoría de los que participábamos no nos conocíamos previamente, pronto nos sentíamos “hermanos”.

Un momento que quisiera destacar fue la salida misionera que tuvimos al barrio Santa Fe, en Bogotá; este lugar está marcado por ser un barrio peligroso por la violencia y consumo de drogas y dónde se puede encontrar a muchas mujeres que ejercen como trabajadoras sexuales.

Es por eso que este no es un lugar de buena acogida ni frecuentado por los turistas ni al que espontáneamente alguno quiera acudir. La misión fue acompañada por los padres Eudistas, quienes tienen ahí su apostolado.

También, tuvimos momentos de oración, preparados cada día por los jóvenes que vinieron de los diferentes países. Lo bonito de la oración fue cuando cada país invitó a rezar y ofrecer diferentes símbolos propios de las diversas culturas. Me pareció muy significativa la oración que preparó Perú porque nos invitaban a cada uno a encender una vela que estaba sobre unas huellas, haciéndonos reflexionar sobre el camino que recorremos, la luz que podemos aportar a un mundo que está sumido en mucha  oscuridad.

De una de las charlas que tuvo el padre Hermann he querido destacar la frase con la que he comenezado este artículo: “La razón de la Vida Consagrada es el encuentro con Jesús”. Esta frase me ha llegado mucho porque siento que lo FUNDAMENTAL Y EL EJE DE NUESTRA VIDA CONSAGRADA debería ser JESÚS; en ÉL podemos cimentar nuestra vida, sabiendo que Él nos invita a salir a su encuentro y que nos espera para caminar juntos. Esta frase me llegaba justo en vísperas de mi renovación de votos, que fue el día 10 de septiembre en la parroquia San Maximiliano Kolbe. La noche anterior dejé el encuentro para venir a la comunidad y disponerme para vivir y acoger lo que significa mi renovación de votos al seguir confirmando ese SÍ.

La Eucaristía la presidió el Padre Daniel Saldarriaga, nuestro párroco, él también estaba contento por el acontecimiento, ya que suele ser muy cercano a nuestra comunidad y valora mucho la presencia de la hermanas en la parroquia. Para muchas personas de la parroquia fue algo novedoso y, al final de la misa, se acercaron a saludarme y  preguntarme a qué nos dedicamos, dónde vivimos… con el deseo de saber sobre nosotras. Al finalizar la Eucaristía invitamos a los niños para participar del grupo Nazaret que queremos iniciar. Nos  acompañaron algunos laicos de los Talleres y algunas trabajadoras de Creaciones Butiñá. Con ellos, con algunas personas de la parroquia y con familiares de las hermanas que vinieron a visitarnos, tuvimos un sencillo compartir. En este momento tan importante para mí, fue muy significativo compartir con mi familia. Fue ocasión de celebrar con mi papá.

Al iniciar esta otra etapa del juniorado, me siento contenta y convencida de que el Señor
me sigue llamando y capacitando; con el ánimo de seguir caminando y reconociendo su
presencia en la realidad de cada día. 

Agradezco mucho a Dios el regalo de compartir y conocer a tantas personas que van siendo parte del camino, de sentirme feliz al ser parte de esta linda Familia Josefina. Doy gracias también por la cercanía de tantas personas y hermanas de la Congregación, por sus mensajes, llamadas y expresiones de cercanía. Pero sobre todo por tenerme en sus oraciones que para mí es muy importante y valioso. Vamos siempre acompañados por la Santa Familia de Nazaret. ¡Seguimos muy unidos en oración!

Con mucho cariño:
Angie Castro FSJ , juniora

 


1 respuesta añadida

  1. Muchas felicidades por tu vocación, sigo pidiendo por tan bonito llamado al qué has dado tu SÍ
    Que nuestra Virgen de Guadalupe siga guiando tu caminar hacia su hijo Jesús
    Muchos saludos y felicitaciones desde México
    Un fuerte abrazo

Deja tu comentario

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.