Días de Oración en los Talleres de Nazaret

Convertir la vida cotidiana en lugar de encuentro

«Cabría decir que el cristiano del futuro o será un ‘místico’, es decir, una persona que ha ‘experimentado’ algo o no será cristiano. Porque la espiritualidad del futuro no se apoyará ya en una convicción unánime, evidente y pública, ni en un ambiente religioso generalizado, previos a la experiencia y a la decisión personales». 

El autor de este párrafo es Karl Rahner (1904 – 1984) y el futuro al que se refiere es hoy.  Hoy es el tiempo de las opciones personales en el campo de la fe. Hoy, más que nunca, necesitamos una mística. Necesitamos comprender y cultivar aquello que pasa en nuestra interioridad, como manifestación de la Presencia que nos traspasa.

Y lo mejor sería que todo esto ocurriera en la vida cotidiana; que la mística no sea actividad reservada a momento, circunstancias o sujetos excepcionales. Que la mística esté al alcance “nuestro”, que podamos vivirla en medio de las cosas de cada día, y que no por eso sea menos mística.

Una “mística de la vida cotidiana”, de la que nuestro Fundador, el P. Francisco Butiñá, sin duda,  tiene experiencia e intenta compartir por todos los medios posibles. Mística de la vida cotidiana que nos transmite cuando nos enseña a contemplar Nazaret, a hermanar oración y trabajo o que es posible alcanzar la santidad aun en ocupaciones humildes.

Francisco Butiñá quiso ser jesuita, compañero de Jesús, y por ello tuvo que formarse en la escuela de los Ejercicios Espirituales que San Ignacio de Loyola escribió, como fruto de su misma experiencia, para ayudar a otros en el camino de buscar y hallar la voluntad de Dios. Y de nuevo, los Ejercicios, que nos ayudan a crecer en el conocimiento de Jesús, nuestro Señor, ¡cómo nos devuelven a la vida cotidiana, con unos ojos distintos, con un corazón y unas manos más dispuestas!

Contamos, pues, con la mano de estos dos maestros, dos testigos: Ignacio de Loyola y Francisco Butiñá, con siglos de distancia pero movidos por el mismo deseo de seguir a Jesús en la vida concreta.

Y aquí estamos nosotros… con nuestros propios deseos… queriendo vivir a fondo, de corazón… Queriendo convertir nuestra vida cotidiana en lugar de ENCUENTRO.

DISPONERNOS AL DON

19 de julio de 2020

PRINCIPIO Y FUNDAMENTO

20 de julio de 2020

PERDONADOS

21 de julio de 2020

EL LLAMAMIENTO DEL REY

22 de julio de 2020

TRES MANERAS DE HUMILDAD

23 de julio de 2020

ENCARNACIÓN

24 de julio de 2020

JESÚS EN SU VIDA OCULTA

25 de julio de 2020

LA MISIÓN

26 de julio de 2020

LOS AMIGOS

27 de julio de 2020

EUCARISTÍA

28 de julio de 2020

LA PASIÓN

29 de julio de 2020

RESURRECCIÓN

30 de julio de 2020

CONTEMPLACIÓN PARA ALCANZAR AMOR

31 de julio de 2020