140 años transitando una escalera singular

Por la que se sube bajando ¡y se baja subiendo!
Por la que se llega paso a paso al HOGAR-TALLER
entre el rumor de los pasos de DIOS
y el calor de unas huellas femeninas
que besan los peldaños uno a uno,
pues son los escalones necesarios para bajar-subir
hasta la altura plena de una humanidad transfigurada.

Bajar subiendo…
Hasta la hondura de las personas y de las cosas
hasta el corazón del trabajo humano,
hasta el TALLER JOSEFINO-lugar tangible y etéreo
lleno de sorpresas cotidianas
surgidas de sanas relaciones
con DIOS,
con las personas,
con las cosas.

Lugar en el que brotan espontáneas
la creatividad y el sentido de la vida,
la pasión por JESÚS DE NAZARET Y SU EVANGELIO.
Hoy es día de bendecir los nombres, las vidas, las historias,
de tantas JOSEFINAS precursoras,
valientes profetas
que recorrieron hacia abajo esta singular escalera
de una santidad que está en el piso alto
en la terraza,
a la intemperie,
donde JESÚS se abajó hasta el último peldaño
haciéndose “uno de tantos”…

¡FELIZ CUMPLEAÑOS, FAMILIA BUTIÑANA!
Te comparto mi oración de hoy:
¡DANOS JESÚS LA EXPERIENCIA DE NACER DE NUEVO,
DE VOLVER A RECORRER ESA ESCALERA BENDITA
Y QUE SU OLOR A MAÑANA RECIÉN ESTRENADA
NOS LLENE DE ALEGRÍA Y COMPROMISO JOSEFINO!

Mariela fsj, 13 febrero 2014