Jornada mundial de oración por las vocaciones

2 Comentarios
1023 Vistas

Hoy, 25 de abril, celebramos la Jornada Mundial de Oración por las vocaciones. Bajo el lema «¿Para quién soy yo?», descubrimos una llamada a reconocer para qué estamos hechos, qué sentido tiene nuestro paso por este mundo, qué proyecto tiene el Señor para cada uno de nosotros.

Jesús quiere que todos colaboremos en la construcción de su Reino, que cada uno, según la vocación a la que nos llama, testimoniemos con nuestra vida que Él es el Señor. Hoy la comunidad cristiana es invitada a orar al Señor de la mies para que mande obreros a trabajar en ella, para que no falten en su Iglesia hombres y mujeres que respondiendo a su llamada hagan presente en sus vidas el amor de Dios.

ORAR LA VOCACIÓN:

Cuando Jesús salió a los caminos de Galilea para anunciar el Reino, tenía un brillo especial en los ojos. Algo le inquietaba, le bullía dentro, tenía prisa por contarlo, por ponerlo en marcha. Pero, desde el principio, tuvo claro que no lo haría solo, así que buscó colaboradores, discípulos, AMIGOS. Pedro, Santiago, Juan, Andrés…, muy distintos unos de otros, pero todos traspasados por grandes anhelos. Jóvenes inquietos, soñadores, ilusionados, capaces de entregarlo todo por una noble causa; también, con sus limitaciones, temores, incoherencias… Pero, ¿qué decir?  Es lo normal, lo más humano.

Un buen día, ese Jesús del que tanto habían oído hablar, se acercó hasta ellos. Inesperadamente les llamó, les invitó a seguirle. Jesús tenía tal entusiasmo, tal seguridad en la voz, tal ánimo y grandeza de alma… que no tuvieron dudas. Con sus palabras y gestos, con su amistad y sus detalles, Jesús lograba conectar con el corazón de quienes soñaban un futuro mejor.

Lo dejaron todo, la barca y a su padre, y lo siguieron. Todavía no lo sabían, pero aquel día cambió definitivamente sus vidas. Ni sospechaban hasta dónde llegaría esta historia. ¡Cuántas generaciones hemos conocido al Señor Jesús gracias a ese feliz abandono de barcas y redes en aquella tarde en Galilea!

PALABRA DE DIOS

Caminando por la ribera del mar de Galilea vio a dos hermanos, Simón, llamado Pedro, y su hermano Andrés, echando la red en el mar, pues eran pescadores, y les dice: “Venid conmigo y os haré pescadores de hombres”. Y ellos, al instante, dejando las redes, le siguieron.

Siguieron adelante y vio a otros dos hermanos, Santiago, el de Zebedeo y su hermano Juan, que estaban en la barca con su padre Zebedeo arreglando sus redes; y los llamó. Y ellos, al instante, dejando la barca y a su padre, le siguieron.

Mt 4, 18-22

Pero antes de esa escena en Galilea…

Los sueños condujeron a José a aventuras que nunca habría imaginado. El primero desestabilizó su noviazgo, pero lo convirtió en padre del Mesías; el segundo lo hizo huir a Egipto, pero salvó la vida de su familia; el tercero anunciaba el regreso a su patria y el cuarto le hizo cambiar nuevamente sus planes llevándolo a Nazaret, el mismo lugar donde Jesús iba a comenzar la proclamación del Reino de Dios. En todas estas vicisitudes, la valentía de seguir la voluntad de Dios resultó victoriosa. Así pasa en la vocación: la llamada divina siempre impulsa a salir, a entregarse, a ir más allá. No hay fe sin riesgo. Sólo abandonándose confiadamente a la gracia, dejando de lado los propios planes y comodidades se dice verdaderamente “sí” a Dios. Y cada “sí” da frutos, porque se adhiere a un plan más grande, del que sólo vislumbramos detalles, pero que el Artista divino conoce y lleva adelante, para hacer de cada vida una obra maestra. En este sentido, san José representa un icono ejemplar de la acogida de los proyectos de Dios. Pero su acogida es activa, nunca renuncia ni se rinde, «no es un hombre que se resigna pasivamente. Es un protagonista valiente y fuerte» (Carta ap. Patris corde, 4). Que él ayude a todos, especialmente a los jóvenes en discernimiento, a realizar los sueños que Dios tiene para ellos; que inspire la iniciativa valiente para decir “sí” al Señor, que siempre sorprende y nunca decepciona.

Tomado del MENSAJE DEL SANTO PADRE FRANCISCO PARA LA 58 JORNADA MUNDIAL DE ORACIÓN POR LAS VOCACIONES: San José: el sueño de la vocación

Agradecemos a Carolina y a Angie el regalo de compartirnos su vocación, las dos inspiradas en Nazaret. Compartimos misión, compartimos vocación, JUNTOS SOMOS MÁS. Y todos, hermanas y laicos, participamos en el deseo de promover la vocación josefina, LA VIDA DEL TALLER.

Oración

Señor, gracias por haber querido
que yo sea una misión,
no un cajón cerrado con llave.
Gracias por haberme creado para Ti
y para servirte con alegría
en quien más lo necesita.

Si no me has hecho para guardarme,
sino para ofrecerme a los demás;
si todas las cualidades y carismas
que has puesto en mi persona
no son para mí, sino para otros…,
entonces, Señor, ¿para quién soy yo?

¿Para quién son mi mente,
mi corazón, mis manos?
¿Quiénes son los que me esperan
como un regalo tuyo?

Jesús, Tú que eres el Maestro
—Maestro de amor a la humanidad,
Maestro de felicidad, Maestro de entrega—,
enséñame a llegar hasta aquellos
a quienes quieras enviarme.

¿Cuál es tu oración por las vocaciones? Compártela en esta página, en los comentarios. ¡Unidos en oración!


2 respuestas añadidas

  1. En el día de las Vocaciones, pido a Jesús, el Buen Pastor, y contemplando la imagen de San José, como ejemplo vivo de haber escuchado y aceptado el “llamado a ser padre, su padre en la tierra”, que fortalezca la misión de los sacerdotes, religiosos, religiosas y laicos y el de todo aquel que lleva adelante su “llamado a”, con amor, alegría y sencillez. Y pido también por aquellos, que buscando aun responder al “para quien soy yo”, encuentren el camino de siembra, para colaborar con la construcción de su Reino y entre todos ser parte de una Iglesia llena de Fe, de Amor y de Paz. Amén

  2. Jesus Mestre, que passa em nossas vidas e nos chama: Vem e segue-me! Por intercessão de São José, continue a chamar muitas vocações para Oficina, para Vida Religiosa, para leigos comprometidos com o Evangelho do Trabalho. Faz nosso coração arder e com prontidão e amor responder: eis-me aqui! Amém.

Deja tu comentario

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.