Lunes Santo

Es bueno empezar a preparar esta Semana con Jesús…y HOY se nos invita a BETANIA, a celebrar la amistad, a estar con, a conversar y compartir.

Preparemos nuestro corazón….nuestra casa, nuestra vida para que Jesús se sienta en la suya y quiera estar con nosotros y nosotros con Él. Hagamos la PREVIA con Jesús. Qué linda esta oportunidad…distinta de otras Semanas Santas…de otras Pascuas…distinta, nueva, dolorosa, con sentido. Busquemos, entremos también en Betania y dejémonos decir por lo que Jesús nos invita a vivir.

PALABRA DE DIOS:   

Te sugerimos que leas el texto atenta y pausadamente. Vamos tratando de imaginar, de componer el lugar de la escena, como si presente me hallase, ahí mismo, en esa hora. Trato de percibir olores, imágenes… ¿Qué veo?, ¿Qué oigo? ¿Qué huelo?

Abre tus sentidos, estás ahí y eres parte de este momento que vive Jesús y VOS con Él.

Evangelio del día de hoy: Jn. 12,1-12

Seis días antes de la Pascua, fue Jesús a Betania, donde vivía Lázaro, a quien había resucitado de entre los muertos. Allí le ofrecieron una cena; Marta servía, y Lázaro era uno de los que estaban con él a la mesa. María tomó una libra de perfume de nardo, auténtico y costoso, lo ungió a Jesús los pies y se los enjugó con su cabellera. Y la casa se llenó de la fragancia del perfume. Judas Iscariote, uno de sus discípulos, el que lo iba a entregar, dice: «¿Por qué no se ha vendido este perfume por trescientos denarios para dárselos a los pobres?».

Esto lo dijo, no porque le importasen los pobres, sino porque era un ladrón; y como tenía la bolsa, se llevaba de lo que iban echando.

Jesús dijo:

– «Déjala; lo tenía guardado para el día de mi sepultura; porque a los pobres los tienen siempre con ustedes, pero a mí no siempre me tienen».

Una muchedumbre de judíos se enteró de que estaba allí y fueron, no sólo por Jesús, sino también para ver a Lázaro, al que había resucitado de entre los muertos. Los sumos sacerdotes decidieron matar también a Lázaro, porque muchos judíos, por su causa, se les iban y creían en Jesús.

PISTAS PARA PROFUNDIZAR:

El evangelio de hoy, cuenta en esta cena que María demostró a Jesús su amor apasionado. Lo amaba con todas sus fuerzas y su amor, lejos de volverla ciega, la llevaba a sentir y respetar la misteriosa personalidad de Jesús.

En este camino Jesús se encuentra con sus amigos. Yo soy su amigo. Sale a mi encuentro. Es Él quien va a Betania y quien viene a tocar a mi puerta. Desea sentarse a mi mesa, partir el pan conmigo, hablar conmigo. En este momento que todos estamos en CASA, Él quiere hacerse presente de un modo nuevo, dar, celebrar, entregarse, tocar, bendecir, liberar, salvar!

Todos estamos necesitados de Jesús en CASA, de amigos, de confianza, de encontrarnos, de las miradas de los demás, de liberación, de perdón, de fiesta.

 

INVITACIÓN A ORAR:

 ¿Qué dice? ¿Qué sucede en el relato? ¿Quiénes aparecen? ¿Qué actitud toman los personajes frente a esta situación?

 Jesús fue invitado a una “juntada de amigos” en la casa de Marta y estaban Lázaro, Judas y María, que tenía una sorpresa para Él.  Pensando en la escena en que María derrama su perfume, ¿qué actitud tuvo Jesús? ¿Y judas?

 ¿Qué es lo que nos interpela de nuestra realidad?

¿Podés recordar/identificar alguna situación en la que calculaste cuánto tiempo dar, beneficios de hacer alguna actividad, hasta dónde compartir tus dones o habilidades?

¿Confías como María de Betania y lo das todo cuando se trata de Jesús y los demás? ¿En qué momentos? ¿A quiénes?

Y LA MUERTE NO ES LA ÚLTIMA PALABRA,

BIEN ADENTRO DE NOSOTROS LO SABEMOS,

ANTES Y DESPUÉS DE ELLA ESTÁ LA VIDA

EL AMOR EN EL FINAL Y EN EL COMIENZO