Cuando un amigo se va

0 Comentario
48 Vistas

Hace unos días, falleció Francisco Salvador, integrante del grupo Talleres de Nazaret de Azagra. Como familia josefina nos solidarizamos con su familia y recogemos aquí algunos testimonios del grupo que recuerdan con afecto su paso y su testimonio.

Amigo Francisco
A Francisco, amigo y compañero,
que no pusiste inconveniente en ser como un hermano.
Ya no estás entre nosotros, y no te vamos a olvidar;
no enumero tus noblezas, pues no sé por dónde empezar;
y no hubiera podido terminar, sólo sé que te he querido
y eso no se puede borrar.
Buenos tiempos vividos, recordamos en tu ausencia,
y olvidados los malos ratos, solo queda tu alegría.
Hoy tengo en mi recuerdo, esa cortada risa,
que más que fiesta y carcajada,
parece tos cortada y retenida.
Te imagino como cerrando los ojos,
cuando enfadarte querías,
como si no quisieras ver que la ocasión lo requería.
Tenaz y afanoso pasaste a nuestro lado,
cualquier cosa que pedimos, tú ya nos la has dado,
no importa lo que sea, nos la ofreces como hermano,
los dones que te fiaron, con creces los has multiplicado.
Ahora te toca a ti, recibir los muchos frutos,
de esa semilla que con gusto cultivaste,
y que ahora en el cielo, el Rey de la Sabiduría
sabrá como premiarte.
Con estos renglones mal rimados quiero colaborar,
y resarcir un poco del mal rato a esta familia singular,
que se lea con cariño, y sirva para no olvidar,
que los bonitos ratos vividos,
son también otra forma de rezar.
Gregorio y Caty (Azagra Navarra)

Ya hace unos días que se ha ido, nuestro hermano Francisco, estamos tristes por su ausencia. Fue un hombre trabajador,
humilde y un buen amigo. El cocinero de Hoyo, siempre estarás en mis oraciones.
Ya estas con el Padre, desde allí vela por todos nosotros. Hay una estrella en el cielo que brilla como el sol y esa estrella se llama, Francisco Salvador.
Tu amiga y hermana Sebastiana
Taller de Nazaret – Azagra Navarra

Hola Francisco, te conocí en la adolescencia cuando comenzábamos a salir juntos chicos y chicas, te recuerdo como un chico cariñoso, amable, un buen amigo siempre dispuesto a ayudar a todos y muy respetuoso. Pasaron los años y por medio de las RR Hijas de San José en los Talleres de Nazaret, volvimos a encontrarnos, entonces me di cuenta que seguías conservando las mismas cualidades que en tus años jóvenes, incluso más todavía. Me vas a permitir que te haga una comparación con nuestro Patrón San José, ya que tú también hacías cosas importantes desde el silencio, ayudabas a todo lo que podías con humildad como decimos aquí “ A la chita callando”. Ahora te has ido de nuestro lado, pero siempre estarás en nuestro corazón. Te mando un gran abrazo hasta el cielo, donde estoy segura que ha sido tu último destino. GRACIAS POR TODO
Mari Remón Taller de Nazaret de Azagra (Navarra)

Con gratitud…
Hay personas, amigos hermanos que dejan huella, por su forma de vivir y entender la fraternidad, por su honestidad, alegría servicio…Francisco Salvador ha si-do una de esas personas. Después de unos meses de dolorosa enfermedad, nos ha dejado, casi sin hacer ruido, se ha ido a encontrarse con el abrazo del Padre. Hombre íntegro, sencillo, trabajador, de corazón grande y generoso ¡qué bien reflejabas al Obrero de Nazaret por tu bien hacer y salir al paso de todo lo que se te pedía! Gracias Francisco por reflejar luz y paz, por tantos ratos compartidos sobre todo en Hoyo que sin hacer ruido dabas de comer y cenar a todos los que allí vivíamos el encuentro, la fiesta la fraternidad de Nazaret.
Las Hermanas estamos muy agradecidas, damos gracias a Dios por haberte conocido y haber tenido la oportunidad de acompañar el Taller de Nazaret de Azagra.
Tu tocayo Francisco Butiñá, seguro que ha salido a darte un abrazo y presentarte al que te dará la Vida Eterna. Descansa en paz amigo y hermano.

Paquita Martin Huárriz fsj (Comunidad de Logroño)

Queridas Hermanas josefinas, queridos Talleres de Nazaret:
Soy Elena, perteneciente a los Talleres de Azagra, Navarra. Con gozo y satisfacción quiero escribir unas líneas sobre nuestro amigo y cocinero estos últimos años en Hoyo de Manzanares, esposo de Isabel, creo que muchos le conocisteis. Después de unos meses de enfermedad y mucho sufrir, nos ha dejado. Dios lo ha querido así. Francisco Salvador, ha sido siempre alegre, trabajador, honrado, servicial, generoso. Siempre dispuesto ayudando en cuantos menesteres se le requerían, nunca le negó nada a nadie. El era feliz sirviendo a los demás. ¿ No os parece querida familia que Francisco ha seguido muy bien el ejemplo de san José? Fiel esposo, un buen padre y su entrega al servicio de los demás. No me cabe duda que El Señor ya lo tiene en sus brazos.
Querido amigo descansa en la Paz del Señor.
ELENA Taller Nazaret Azagra ( Navarra)

Despedida de un buen amigo
Al cabo de la vida nos encontramos con muchas personas que influyen en nuestra vida manera de pensar y sentir, que dejan en nuestro corazón un recuerdo imborrable, uno de ellos ha sido Francisco Salvador estando a su lado uno se sentía bien, seguro y alegre.
Francisco fue acogedor y bueno. Un hombre Integro y servicial. Yo diría que era un hombre de Dios, cumplía fielmente con el Carisma del P. Francisco Butiñá, alabar a Dios desde el trabajo.
En la Misa funeral se produjo un clima de silencio unido a unas canciones muy bonitas que ayudaban al recogimiento y la oración, dos lecturas muy acertadas, Rom. 6, 4-7, y Bienaventuranzas de Lucas 6, 20-23, nos dio la sensación que Francisco se hacía presente.
D. Pedro agradeció a Francisco su disponibilidad en todo momento y la alegría con que respondía siempre que se le necesitaba, importante la presencia de las Hermanas Paquita y Marivi de la comunidad de Logroño.
No es fácil encontrar un hombre como Francisco y compartir con él parte de nuestra vida es un regalo, por eso le vamos a echar en falta, lo recordaremos siempre. La Virgen del Olmo y el P. Francisco Butiñá lo habrán recibido con los brazos abiertos para recoger sus buenas obras y presentárselas a Dios. Descansa en paz querido amigo Francisco.
ANA y JESUS Taller Nazaret (Azagra Navarra)

No resulta difícil para nadie que lo hallamos conocido escribir unas palabras póstumas para Francisco Salvador (esposo de nuestra ISA). Poco a poco lo fui conociendo y lo que más destaco de él es su servicialidad y a pesar de dar una sensación de serio, su alegría. ¿Quién no recuerda esa primera vez que acudió a Hoyo de cocinero con sus pinches? y luego las tertulias nocturnas, a las cuales acudían…Todo lo que fue quedó bien patente en la misa funeral que se hizo en su despedida, ya que la iglesia estaba a rebosar de gente a pesar de la pandemia. Francisco, siempre te recordaré. Algún día volveremos a encontrarnos.
Mari Cruz Medrano


Deja tu comentario

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.