Y esto también está pasando

0 Comentario
22 Vistas

Decir Canarias, en España, es decir turismo, paisajes apacibles y temperaturas primaverales. Pero, de un tiempo a esta parte, todo cambió. El 19 de septiembre, se abrió una herida en la isla de La Palma. El volcán Cumbre Vieja, dormido desde hace décadas, entró en erupción. Y durante semanas, hemos contemplado, con estupor y sorpresa, como la lava se tragaba edificios, plantaciones, almacenes, iglesias… Y todavía continúa.

Las coladas, que ya son varias, avanzan despacio, pero imbatibles. Así que muchísimas familias se han visto obligadas a dejar sus casas y llevarse solo lo imprescindible. ¿Podemos imaginar lo que significa disponer de tan solo 15, 30 minutos para salvar algunas de tus cosas sabiendo que todo lo demás desaparecerá para siempre? Posiblemente, ni podrán volver al terreno, ya que pasado el tiempo… ¿será transitable?

Por otro lado, ha sido increíble el testimonio de muchos palmeros que, con una increíble amplitud de miras, reconocen la cara y la cruz, la muerte y la resurrección. La misma fuerza volcánica que hoy les “destruye” es la que dio origen a las islas que habitan. Y confían en que así seguirá siendo… muerte y vida unidas, misteriosamente. La solidaridad de la gente se organizó rápidamente. Ropa, comida, utensilios… Pero, lo más significativo, familias que arreglaron una o dos de sus habitaciones para acoger en casa a algunos de los desalojados.

Junto al volcán, otro drama humano en las islas vecinas. En lo que va de año 19.800 migrantes han llegado a Gran Canaria, Lanzarote y Fuerteventura…

¿Cuántos lo han intentado sin conseguirlo? ¿Cuántos han muerto en el océano? ¿Podemos imaginar lo que significa viajar en la fragilidad de un cayuco durante 2, 3, 5 días? El volcán del hambre, de la pobreza, de la violencia… seguirá empujando a los seres humanos a exponerse en el mar. Esta herida lleva muchísimo tiempo abierta.

Con el dolor no se trafica

En las últimas semanas, México ha recibido una ola de migrantes, en su mayoría haitianos, debido a la crisis sociopolítica que sufre esa nación. Muchos se encuentran retenidos en un campamento improvisado en un puente internacional que une México con Estados Unidos, y otros han encontrado refugio en albergues de diferentes estados del país.

Ante las dificultades que han enfrentado estos hermanos en su intento por ingresar a la Unión Americana, muchos ahora buscan desesperadamente quedarse en México de forma provisional, mediante la solicitud correspondiente ante la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados. Esto ha provocado la saturación de los albergues, y en algunos casos, una crisis al interior de los mismos.

De acuerdo con el Estudio sobre las Casas de Migrantes Católicas elaborado por la CEM en 2017, existen por lo menos 75 organizaciones eclesiales -divididas en región norte, centro y sur- que ofrecen apoyo a los migrantes a través de albergues, comedores, centros de apoyo, parroquias, módulos de atención y dispensarios médicos. Estos se encuentran trabajando a toda su capacidad.

Y es que, por desgracia, como han denunciado los obispos mexicanos, lamentablemente el gobierno mexicano ha delegado a estas instituciones, y a otras coordinadas por la sociedad civil, la responsabilidad de atender esta crisis migratoria, y ha sido omiso en cumplir con el mandato de promover y defender los derechos humanos de todas las personas, establecido en el artículo primero de la Constitución.

La Iglesia Católica, por su parte, llama a las comunidades parroquiales a no permanecer indiferentes ante esta crisis; a no renunciar a realizar el bien que tienen a la mano, comenzando por conocer los esfuerzos que hace cada diócesis, para después poder aportar en la medida de lo posible, incluso, desde la pobreza.

Sabemos que la Iglesia sabrá responder, como siempre lo ha hecho, a este desafío, y que no serán pocas las comunidades parroquiales interesadas en responder a este signo de los tiempos, y hacer vida el lema de la Jornada del Migrante y Refugiado 2021: “Hacia un nosotros cada vez más grande”, que nos muestra un horizonte claro para nuestro camino.

¡Tan originales!

Uruguay celebró la segunda edición de la «Noche de los Templos», donde una quincena de templos abrieron sus puertas al público, mostrando la diversidad de cultos. El objetivo es descubrir o redescubrir el valor histórico, la belleza artística y arquitectónica y su rol en la construcción de la identidad del pueblo uruguayo. «Nos encontramos con diferentes sensaciones y experiencia», precisa el especialista. Bianco Burgos reivindica el rol catártico y transformador de este proyecto: personas que viven profundos momentos de recogimiento, que lloran mientras rezan o recorren un templo, que se toman tiempo para reflexionar en asuntos de su vida en los que no suelen pensar en el trajín cotidiano. A su vez, relata que, según varios párrocos, visitantes que van a una Noche de los Templos después regresan para un oficio religioso y se integran de modo activo en la comunidad. Algunos eligen recorrerlos en el ómnibus contratado con un guía, otros prefieren hacerlo por sus propios medios.

Hacia una mejor comunicación en la Iglesia de Brasil

En la tarde del 3 de diciembre, el Grupo de Reflexión respecto a la Comunicación (Grecom) de la Conferencia Nacional de los Obispos de Brasil (CNBB) estuvo reunido de forma on-line. El enfoque es establecer y pensar en una metodología para iniciar la revisión del Directorio de Comunicación para la Iglesia en Brasil.

No todo está perdido

En Argentina, Joaquín, el niño de 10 años conocido por su habilidad para cocinar tortas, logró recaudar el dinero necesario para pagar su operación en Estados Unidos. «Ya junté la plata, gracias a la gente y a las tortas que vendí. ¡Muchas gracias a todos!»- escribió. Además adelantó que su «próximo objetivo será poder abrir su propio local gastronómico.

«Estén atentos, porque no se puede ser un ‘cristiano adormecido’; ya sabemos que hay muchos cristianos anestesiados por la mundanidad espiritual, sin impulso espiritual, sin ardor en la oración, que rezan como papagayos, sin entusiasmo y sin pasión por el Evangelio», Papa Francisco – Primer Domingo de Adviento.


Deja tu comentario

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.